23 de junio de 2012

ENSALADA DE JUDIAS VERDES Y CHAMPIÑONES

La primera vez que se poso en la tierra era pequeña, rechoncha y oscura, más bien fea, pero el paso del tiempo la había ido espigando y aunque sabía que todas eran muy parecidas, ella se creía más bonita que las demás.

Cada mañana, según salía el sol por el horizonte comenzaba a cantar y así continuaba hasta que se ponía, disfrutando cuando al amanecer y al atardecer caía esa lluvia pulverizada con la que se acicalaba cuidadosamente.

Era delgada con un precioso color verde y tenía un carácter muy alegre, por eso no congeniaba demasiado con sus compañeras, pero lo que realmente la diferenciaba del resto era que pensaba y mucho. 
Desde pequeñita se había preguntado que sucedía con sus compañeras cuando esos hombres las cogían y se las llevaban, nunca mas volvían a saber de ellas, pero lo que mas la preocupaba, era la certeza de saber que si la arrancaban de allí viviría poco tiempo, pero antes se moriría de pena. Por eso llevaba toda su vida pensando que hacer para que no sucediera.
Una fuerte tormenta trajo una lluvia intensa, acompañada de un furioso viento que nada tenia que ver con la de todos los días. Aprovechando el alboroto y sobre todo el viento, oscilo y oscilo hasta conseguir enredarse en una mata de hojas tupidas que carecía de flores y compañeras y ahí quedo agazapada.
El sol salió temprano y limpio aquella mañana, pero ese día no canto, se mantuvo en silencio observando a su alrededor y por el ruido, intuyo el grupo de personas que llegaba como en otras muchas ocasiones, para llevarse a sus compañeras mayores.
Y permaneció allí, acompañada a lo lejos por un grupo numeroso de retoños, pero no la importo, contaba con su sol, su lluvia y sus maravillosas hojas verdes. 
El tiempo paso y con el vio crecer y marcharse a otras generaciones, pero seguía feliz en aquellos campos que la vieron nacer; un día los hombres la descubrieron y quedaron perplejos, ella se agito de miedo, pero el paso del tiempo la había vuelto gordita y arrugada, sonriendo entre ellos se alejaron, dejándola por fin viviendo el resto de su existencia tranquila y feliz.
Al final de su vida la quedo la pena de no haber sabido nunca el destino de todas aquellas que compartieron con ella un espacio corto de su vida.


Ingredientes

200 grs. de judías verdes
200 grs. de champiñones
200 grs. de espinacas baby
80 gr. de queso parmesano
Tomates cereza de colores
Aceite
Vinagre balsámico
Sal y pimienta recién molida


Cocer las judías con agua y sal durante 15 minutos, o lavarlas si son de bote. Cortas los troncos de los champiñones, lavar y escurrir.

Colocar una fuente y añadir las judías, los champiñones enteros, los tomates cherry y las hojas de espinaca, poner al gril durante 10/15 minutos removiendo cada 5 minutos.

Preparar la salsa mezclando los ingredientes.

Mezclar y colocar las verduras, aliñar con la salsa. Adornar con lascas de queso parmesano y servir templada.





Esta ensalada es apropiada para todos los días del año, tanto en comidas como cenas. Esta rica pero especialmente para este tiempo estival en el que las temperaturas altas hacen que perdamos muchos sales minerales.

Os pido disculpas por publicar hoy tan tarde, como siempre estoy sin linea de internet, al final he tenido que entrar en un locutorio. Feliz fin de semana

17 comentarios:

  1. Dharma, esta receta es muy adecuada para acompañar carnes y tambiénpara usarla en dietas con pocas calorías, por supuesto no abusando del aceite y del queso.
    Muy rica!!
    Besosssss

    ResponderEliminar
  2. Seguro que están de escándalo porque tiene una pinta increible y con esos ingredientes es exito seguro. Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Qué pinta tiene esa ensalada! Rica y sana! Ideal para estos calores... Una excelenta presentación!

    ResponderEliminar
  4. Que bueno!
    Soy fan incondicional del vinagre balsamico. Hace poco descubrí una vinagreta del mercadona que tiene aspecto de sirope y bueno... es espectacular. No quiero ni pensar en las calorías que lleva jaja
    Ves tu haces un plato sanísimo y yo ya estoy pensando como engordarlo, que desastre!
    un beso

    ResponderEliminar
  5. Es un plato genial para estas fechas de tanto calor y muy sana...Besitos hermosa.

    ResponderEliminar
  6. Buenísima ensalada! El toque de parmesano va perfecto.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Te quedó magnífica la ensalada, ideal para cualquier época pero ahora en verano especialmente apoetecible.Qué bonita historia y qué tierna!!!

    ResponderEliminar
  8. Quiero entregarte un premio es el Indalo de Bronce por tus 100 seguidores y me alegro de ser una de ellos, después tu se lo puedes entregar a quien tú quieras eso si que cumpla los requisitos. Aquí te dejo el enlace para que lo recojas.
    http://cocina-trini.blogspot.com/2010/11/premio_26.html

    Estoy de sorteo en mi blog si quieres probar suerte.

    ResponderEliminar
  9. une assiette riche en saveurs et en couleurs, j'aime beaucoup
    bonne journée

    ResponderEliminar
  10. A mi la verdura me encanta y preparada así, tiene una pinta estupenda, como dices, igual comida que cena, igual en cualquier época, lo del queso un buen punto. bss Acaramelada

    ResponderEliminar
  11. Ideal con la calor que tenemos estos dias, ademas de sana y rica.
    Besos
    Miguel
    lareposteriademiguel.com

    ResponderEliminar
  12. Espectacular tu ensalada amiga!! me la llevo. Besitos! Marisela:)

    ResponderEliminar
  13. Gracias a tod@s por pasar a visitarme. Mil besos

    ResponderEliminar
  14. ole ole y ole. Y regalando presentacion gourmet.. Increible.

    ResponderEliminar
  15. Dharma!!

    La historia es muy original!! :)

    Y la ensalada esta riquísima, tiene una mezcla de sabores buenísima. El aliño también es muy importante.

    Aunque mi ración la duplicaria eh?? jejeje

    Un besazo

    Nuria

    ResponderEliminar