23 de enero de 2012

PSP SLIM DE SONY

Esta vez la tarta viene acompañada de un cuento. Me apetecía contarle, porque al contrario que en "Cuento de una ilusión", también existen otros seres humanos o no, que originan "Cuentos para la decepción" aunque afortunadamente mi opinión es que del conjunto terráqueo, configuran un cantidad mínima.

Erase una vez un castor macho excesivamente trabajador , adoraba su cometido hasta el punto de la obsesión, se llamaba Nádofe y disfrutaba tanto con el,  que no necesitaba ni  tiempos libres ni descansos, bueno ni siquiera vacaciones, porque cuando rara vez las había solicitado para visitar a su familia, que vivía en unos humedales al otro lado del valle, le decían -no es el momento- !debía ser imprescindible¡
Sentía  una gran admiración y respeto por el jefe de su comunidad, en este caso un enorme castor hembra de la raza Fiber, llamada Aía, (con lo difícil que es que a las hembras les den un puesto de responsabilidad) que  pasaba su vida viajando por las zonas húmedas en busca de buenos arboles para talar y delegaba en sus ausencias el control de la colectividad (sin saber que con el poder, viene la  responsabilidad y sin percatarse que a veces este, en manos de castores mediocres los vuelve peligrosos) en una persona que consideraba de su entera confianza llamada Osancarín
En las ausencias de Aia, la presión a la que Osancarín sometía a Nánfe era cada vez mayor y este, procurando contentar a ambos, se hallaba continuamente en medio de dos fuerzas que tiraban de el hacia lados opuestos.
Recibía ordenes directas de Aía y unicamente a ella  tenia que responder, pero a la hora de intentar llevarlas a cabo, eran anuladas en el 90% de los casos por Osancarín, castor vago y mediocre que no quería que se descubriera nunca el fango maloliente de la corrupción en la que se movía. (creo que entre los humanos existe algo parecido)
Y un día, la lucha que mantenían su ética y su moral intentando tapar las inmundicias del segundo, para que no las descubriera  la primera, no pudo mas y su corazón se rompió. Cayo en un pozo negro, sin fondo, en caída libre sin ver el final, hasta que sus amigos castores y su familia tejieron una red con sus manos de cinco dedos y sus colitas ovaladas y planas para sujetarle y poco a poco fueron tirando de el hacia la superficie.
Para algunos castores el esfuerzo de tirar fue demasiado duro, y quedaron por el camino, pero las manos que consiguieron seguir unidas le sacaron a la superficie, y una vez vista la luz, poco a poco se recupero.
Con las secuelas de las heridas en su corazón y su cabeza aún por cicatrizar, empezó a sumergirse en sus queridas aguas en busca de ramitas, primero de manera cautelosa y mas adelante cuando se sintió con fuerza suficiente, emigro a través del valle hacia otra Comunidad menos conflictiva, ya que Osancarin tapo su ausencia valiéndose de historias inventadas.
Pasado el tiempo, recordó a aquella persona a la que respetaba (porque nadie es responsable de algo que pasa delante de sus narices, perdón hocicos, y no ve. . . ¿o si?)  y pensó hacerle  una visita llevándole un presente.
Con toda la ilusión solicitó audiencia (estos jefes siempre tan ocupados).
Como siempre Aía estaba reunida, había olvidado la cita, tuvo que esperar un largo tiempo que ocupó sumergiéndose en su antiguo humedal, triscando ramitas y comiendo alguna baya, cuando al fin fue recibido y entrego el obsequio, pareció gustarla mucho, pero después de diez minutos movió la colita en señal de despedida y se marcho.
Espero en vano algún mensaje alabando la exquisitez del conjunto entretejido de cortezas de sauce, abedul y avellano, aderezado de raíces acuáticas, exquisitez que tanto le gustaba y, que le había costado tanto esfuerzo y tiempo reunir.
Pero su lucidez actual,  le mostró de manera cruda pero inexorable que nunca había sido valorado el esfuerzo, las miles de horas y noches en vela que había dedicado a su comunidad, simplemente había sido una tuerca mas de la maquinaria productiva, y como los castores no son humanos y no pueden leer libros, no sabían la existencia de esta máxima " Lo único que es un fin en si mismo, es el hombre, nunca puede ser utilizado como un medio" y claro, no la pueden aplicar.

Nota: Esta es una historia real, se han cambiado los nombres de los castores para preservar su intimidad y posibles represalias.

                              Bizcocho Madeira Sponge Cake de naranja

                                Cubriendo con crema de mantequilla

                                         Cubierto con fondant blanco

                                                 Desde arriba

                                                    Frontal

                                               Lateral derecho

                                             Lateral Izquierdo

                                           Parte posterior

                                            Vista inclinada

39 comentarios:

  1. Hola, hace dias que no puedo dejarte comentarios.
    me encanto tu historia y bueno.......sin palabras de la tarta, muy buena idea, me encanta.
    Tengo un sobrino que ya esta grande y ya no se que ponerle en la tarta, me parece que lo intentare con tu idea, claro no creo que me quede como tu, jijiji.
    Besos y gracias por tu visitas en mi bolg.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisol, gracias y atrévete, es facilita, lo único que lleva mucho tiempo son los detallitos. Lo de los comentarios, solo te pasa conmigo? Un beso

      Eliminar
    2. No, no es con la unica que me pasa, con otros blog tambien.
      pero ahora estoy abriendo internet con otro navegador y va bien.
      Gracias besos.

      Eliminar
  2. La primera que veo, te quedo genial, ya veras como te copian la idea...es muy original...felicidades.
    Un beso
    Miguel
    lareposteriademiguel.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguel muchísimas gracias por la visita y por el halago.
      Un besote

      Eliminar
  3. La tarta está perfecta. Lástima, que por lo que interpreto de la historia, no cayera en manos adecuadas. Si es así, sólo queda aprender... yo he aprendido a "los golpes" como se dice, en ésta vida y hay muuucha gente que me ha decepcionado. Por suerte siempre hay almas buenas en éste viaje. Quedémonos con esas y las demás... ya se apañarán!
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Andrea cariño, muchas gracias. A parte de las manos adecuadas o no, el cuento tiene sus entresijos. Besitos

    ResponderEliminar
  5. Mi querida Dharma me encantan tus relatos, historias y cuentos...
    la tarta super lograda...muchos besos

    ResponderEliminar
  6. Elena, gracias a ti por la visita y por perder unos minutos de tu valioso y escaso tiempo en comentar. Besotes

    ResponderEliminar
  7. Dharma, ma è bellissima sembra vero!!! complimneti

    ResponderEliminar
  8. Vaya maravilla ...!!! Te ha quedado genial aaAAAH la historia de los castores muy bien llevada.
    Beso0os y felicidades por la tarta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Donibaneko, gracias por la visita y por haber dejado unos minutos de tu tiempo en un comentario. Un besos

      Eliminar
  9. me encanta... te ha quedado genial. Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis queridas avellanitas, muchas gracias.

      Eliminar
  10. Esta ya se yo para quien es..........Muy buena

    ResponderEliminar
  11. Guapa;
    Esperamos que los "castores" malignos tengan lo que se merecen..
    Tu relato precioso y la tarta muy lograda.
    un besazo muy grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sisters, ya sabéis que los castores malignos, solo tiene su castigo en las películas. Gracias y besotes

      Eliminar
  12. Hola querida Dharma!
    Hermosa historia, y el pastel es maravillosa y creativa, ¡enhorabuena!
    Besos .. ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andrea, me alegro que te hayan gustado, tanto el relato como la tarta. Besitos

      Eliminar
  13. Donde se compran estas maquinitas?yo quiero pobrar una.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, pídesela a los próximos Reyes Magos. Besitos

      Eliminar
  14. Una tarta preciosa!!!!! y una historia preciosa y triste a la vez.
    Muchos Besos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amaya, muchisimas gracias, siempre estas ahi. Un beso

      Eliminar
  15. Hola de nuevo Dharma, eres fantástica escribiendo. Me encanta tu cuento, y sabes una cosa??? que las personas se definen por si solas con sus actos y sus obras, y el que nunca ha dado nada de si mismo tampoco sabe recibir, ni valorar, así que... La tarta como te dije en el foro, impecable, logradísima, bien acabada y riquísima sin dudarlo. Muchos besos Dharma y no te pongas triste, tienes que estar muy contenta de ser como eres.

    ResponderEliminar
  16. Hola de nuevo Dharma, eres fantástica escribiendo. Me encanta tu cuento, y sabes una cosa??? que las personas se definen por si solas con sus actos y sus obras, y el que nunca ha dado nada de si mismo tampoco sabe recibir, ni valorar, así que... La tarta como te dije en el foro, impecable, logradísima, bien acabada y riquísima sin dudarlo. Muchos besos Dharma y no te pongas triste, tienes que estar muy contenta de ser como eres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mari Fe, yo creo que me lees con buenos ojos. Me alegro que la tarta te guste, y la historia tiene mucha miga. Besitos

      Eliminar
  17. une console bien réussie, bravo
    bonne journée

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merci pour le commentaire et la visite. bonne après-midi

      Eliminar
  18. Muy bonito tu relato..varias veces lo he leído,pero sabes una cosa?lo importante es hacer las cosas de corazón a veces nos traiciona...da lo mismo, yo me siento muy bien .tu tarta preciosa y seguro que muy buena.un beso bonica

    ResponderEliminar
  19. MariCarmen, muchisimas gracias por tus palabras y por la visita. Un besote

    ResponderEliminar
  20. Que canteo!! Vaya tela Mom, vaya tela.

    ResponderEliminar
  21. Hola dharma , no se que me pasa con el blog que no me salen las entradas a los blogs que sigo,pero me voy poniendo al día y mira por donde he leído tu historia, me quedo alucinada, que bien escribes y me gusta como lo cuentas, siento mucho todo lo que estás pasando tú y tu hijo, espero y deseo que se arregle, tened esperanza, aunque ahora esté difícil. Desde aquí te doy ánimos, todos hemos pasado rachas malas y lo bueno es que han pasado, en cuanto a la tarta, está perfecta, no tengas en cuenta lo que otras personas no saben valorar, has hecho un buen trabajo, muuuuchos besos para los dos.

    ResponderEliminar
  22. Mª Angeles a mi me pasa con algunos blogs a los que sigo, que tampoco me entran las notificaciones. Algunas veces lo que he hecho es borrarme y volver ha hacerme seguidora, y a funcionado.
    Muchisimas gracias por el mensaje y por los animos, ojala se tengas razon y pase pronto. Un besazo

    ResponderEliminar
  23. Dharma, que bizcocho chulísimo!!! Y el cuento, com mucha verdad ;)
    Beijinhos, bom resto de domingo!
    Madalena

    ResponderEliminar
  24. Cómo la vida misma...Me ha encantado el cuento!!El castor volverá a demostrar lo currante que es en el siguiente bosque!! Seguro!!

    La PSP increible!!los detalles son una pasada!!

    Felicidades!!

    Besos

    Nuria :)

    ResponderEliminar
  25. Gracias Nuria, ojala sea as{i pronto. Un beso

    ResponderEliminar